Neurocirugía Neurocirugía
Neurocirugia. 2012;23:53 - Vol. 23 Núm.02 DOI: 10.1016/j.neucir.2011.12.004

Comentario al trabajo «Abordaje pterional transcigomático. Parte 1, estudio anatómico» de Quilis-Quesada et al

M.A. Arraeza

a Servicio de Neurocirugía, Hospital Carlos Haya, Málaga, España

Artículo

El presente artículo de Quilis-Quesada et al ilustra de una forma extraordinariamente gráfica la práctica de la craneotomía cigomática en adición a la clásica craneotomía pterional como abordaje idóneo para determinadas lesiones neoplásicas o vasculares próximas a la base craneal. La descripción anatómica y quirúrgica en el presente artículo es realmente meticulosa, recorriendo todos los detalles y accidentes anatómicos de relevancia para el abordaje así como los pasos de la técnica quirúrgica. Se insiste adecuadamente en las posibilidades que este abordaje ofrece para acceder a las estructuras basicraneales y cómo esta técnica es suficientemente adecuada sin necesidad de recurrir a la osteotomía órbitocigomática, mucho más engorrosa y en general innecesaria.

En relación con los pasos iniciales del abordaje creo que es preciso señalar en mi opinión, que el colgajo de piel para una craneotomía pterional (habitualmente pequeño) no suele dar de sí lo suficiente como para exponer el cuerpo cigomático y efectuar la osteotomía anterior del cigoma sin retraer excesivamente las partes blandas y, por tanto, el ramo superior del nervio facial. Por tanto, nuestra práctica incluye la extensión de la incisión más allá de la línea media buscando describir un amplio arco detrás de la línea del pelo pero que exponga el cigoma sin tensión de partes blandas. Finalmente, nuestra osteotomía del cigoma incluye una sección anterior rectilínea y una sección posterior en bisel (postero-anterior) para incrementar la superficie de contacto.

En resumen, se trata de una excelente descripción de una técnica sencilla y de gran utilidad en patología basicraneal.