Compartir
Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 27. Núm. 1.Enero - Febrero 2016Páginas 1-50
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 27. Núm. 1.Enero - Febrero 2016Páginas 1-50
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.neucir.2015.08.002
Sobre las complicaciones de las biopsias cerebrales
The complications of brain biopsies
Visitas
522
Javier Ibáñez
Autor para correspondencia
neurosonespases@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Marta Brell
Servicio de Neurocirugía, Hospital Universitario Son Espases, Palma de Mallorca, Baleares, España
Contenido relaccionado
Neurocirugia 2016;27:39-4010.1016/j.neucir.2015.10.001
Josep Gonzàlez, Isabel Gracia, Ricard Valero, Neus Fàbregas
Visitas
522
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Sr. Editor:
Texto Completo

Hemos leído con interés el trabajo de Gracia et al.1 de aparición reciente en esta publicación, en el que se estudian los resultados y complicaciones de un grupo de 75 pacientes sometidos a una biopsia cerebral abierta o cerrada en un periodo de 6 años y medio en el Hospital Clínic de Barcelona. En el año 2000 publicamos un trabajo procedente del mismo centro en el que analizamos las complicaciones quirúrgicas registradas en un grupo de 200 pacientes intervenidos por tumores cerebrales intraaxiales primarios y metastásicos a lo largo de un periodo de tiempo de 6 años (1993-1998)2. En ese grupo se incluían 31 pacientes sometidos a biopsias a cielo abierto, a los que podían sumarse otros 80 pacientes que fueron biopsiados a través de un trépano en este periodo, y que no fueron incluidos en el análisis posterior ya que el estudio se centró en pacientes en los cuales se realizó una craneotomía. De esta forma, el total de pacientes biopsiados en el periodo 1993-1998 en ese hospital fue de 111, lo que se contrapone a los 75 casos que los autores presentan en este periodo más reciente. Cabe así hacerse la primera pregunta, y es si esta notable diferencia en las cifras de estos 2 periodos responde a una disminución de la actividad del centro o, por el contrario, se debe a una diferente actitud e indicaciones en el diagnóstico y tratamiento de estas lesiones. Es importante conocer este extremo, pues una estrategia más o menos agresiva sobre la enfermedad podría condicionar los resultados de un hospital y su posible extensión a otros. En este sentido, pudiera ser interesante conocer cuál es el número de enfermos en los cuales la cirugía persiguió un objetivo terapéutico resectivo en el mismo periodo. Por otro lado, siendo la mayoría de los autores del trabajo anestesistas, entendemos que el enfoque del estudio está dirigido a describir en una secuencia temporal la aparición de las distintas complicaciones, lo que puede tener mayor relevancia desde el punto de vista de aquellos que cuidan el postoperatorio inmediato de estos enfermos, sin embargo, desde la visión del neurocirujano, resulta también muy interesante conocer el riesgo al que se expone el paciente sobre el que se decide un procedimiento resectivo o meramente diagnóstico. En este sentido, el estudio muestra una información algo confusa, que nos gustaría que los autores pudieran clarificar o extender. Las 2 principales razones para tomar la decisión de biopsiar un tumor intraaxial en lugar de extirparlo son su localización en una zona de alto riesgo para una cirugía más extensa o el deseo, por cualquier otra causa, de reducir el riesgo general del procedimiento para el paciente. Por eso resulta un poco difícil aceptar que la mortalidad del grupo presentado en este estudio sea del 3,9% frente a la cifra del 2,5% que obtuvimos en este mismo hospital 14 años atrás en pacientes sometidos a craneotomías. En cuanto a las complicaciones mayores su definición es algo insuficiente ya que solamente se consideran aquellas que dejaron secuelas permanentes o alargaron la estancia en el hospital, y aparecieron durante el ingreso. Por lo tanto, no se consideran en la descripción de las mismas otras que pudieran cumplir otros criterios comúnmente aceptados como las que llevan al paciente a una situación de riesgo vital o requieren reintervención o reingreso hospitalario, ni se extiende el periodo de observación de las mismas a los primeros 30 días tras la cirugía, aunque el enfermo haya sido dado de alta, como suele ser habitual3. Esta diferencia de criterios entre los trabajos es muy común en la literatura4, y dificulta la comparación de los resultados publicados en las distintas series. Por ejemplo, en nuestro estudio del año 2000 y con esos criterios, el porcentaje de complicaciones que definimos como mayores fue del 27,5%, y en el trabajo de Gracia et al. resulta difícil averiguar cuál es la incidencia real de estas, ya que los autores refieren que han aparecido en el 5,3% de los casos (lo que supone un total de 4 pacientes de la serie), pero teniendo en cuenta que 3 fallecieron, solamente uno más habría presentado alguna complicación susceptible de ser definida así, mientras que los autores desgranan en la discusión otros ejemplos de pacientes que parece que presentaron complicaciones que precisaron tratamiento intensivo. En resumen, creemos que la concreción, sistematización y mejor explicación de estos datos podría ser beneficiosa para disponer de información adecuada con la que aconsejar a sus pacientes y nos permitiría a los demás tener un punto de referencia más claro. Para finalizar les felicitamos por el esfuerzo en auditar sus resultados, y las conclusiones y recomendaciones sobre el cuidado postoperatorio de estos pacientes.

Bibliografía
[1]
I. Gracia,L. Perello,R. Valero,A. Hervias,J. Perdomo,R. Pujol
Diagnostic yield and postoperative management of patients submitted to brain biopsy in a university hospital [Article in Spanish]
Neurocirugia (Astur), 26 (2015), pp. 23-31
[2]
M. Brell,J. Ibáñez,L. Caral,E. Ferrer
Factors influencing surgical complications of intra-axial brain tumours
Acta Neurochir (Wien), 142 (2000), pp. 739-750
[3]
R. Sawaya,M. Hammoud,D. Schoppa,K.R. Hess,S.Z. Wu,W.M. Shi
Neurosurgical outcomes in a modern series of 400 craniotomies for treatment of parenchymal tumors
Neurosurgery, 42 (1998), pp. 1044-1055
[4]
P.M. Black
What is a complication in neurological surgery? A practical approach
Brain Surgery: Complication Avoidance and Management,
Neurocirugía

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.