Compartir
Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 27. Núm. 3.Mayo - Junio 2016Páginas 103-154
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
491
Vol. 27. Núm. 3.Mayo - Junio 2016Páginas 103-154
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.neucir.2016.02.007
Síndrome de cola de caballo tras tratamiento quiropráctico
Cauda equina syndrome after chiropractic treatment
Visitas
491
José Undabeitiaa,
Autor para correspondencia
joseundabeitia@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Nicolás Sampróna, Enrique Úrculoa,b
a Servicio de Neurocirugía, Hospital Universitario Donostia, Donostia, Gipuzkoa, España
b Departamento de Cirugía, Radiología y Medicina Física, Hospital Universitario Donostia, Donostia, Gipuzkoa, España
Visitas
491
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto Completo

El síndrome de cola de caballo es una urgencia neuroquirúrgica causada por la compresión de las raíces lumbosacras a nivel del canal vertebral lumbar. Existen multitud de series publicadas en relación a traumatismos, hematomas, neoplasias, infecciones o iatrogenia1. La incidencia de dicho síndrome causado por una herniación discal lumbar se encuentra en torno a 1,8 por millón de habitantes y año1. El síndrome de cola de caballo en relación a la manipulación vertebral es un evento excepcional, con únicamente algunos casos descritos en la literatura2–5.

Presentamos el caso de una paciente de 22 años sin antecedentes médico-quirúrgicos de interés, que ingresó de urgencia por pérdida de sensibilidad en las extremidades inferiores. Refería un cuadro de varios meses de evolución de dolor lumbar no irradiado, por el que consultó con un quiropráctico, que inició tratamiento mediante manipulación vertebral. Unas horas tras la primera sesión, la paciente refirió la aparición de pérdida de sensibilidad en ambas extremidades inferiores, dolor de tipo ciático en la cara posterior de la extremidad inferior izquierda y dificultad para la marcha y la micción. En la exploración física se objetivó un signo de Lasègue bilateral a 10°, anestesia en silla de montar y la presencia de globo vesical con tono del esfínter anal conservado. El balance motor era de 3/5 (escala Medical Research Council) en la dorsifexión plantar con abolición del reflejo aquíleo izquierdo. Se obtuvo una resonancia magnética de columna lumbar de urgencia, que demostró la presencia de una hernia discal extruida a nivel L5-S1 (figs. 1a y b). Ante estos hallazgos se intervino quirúrgicamente de urgencia 6h tras el ingreso, practicando una hemilaminectomía L5 izquierda y exéresis de un gran fragmento discal extruido. La cirugía transcurrió sin incidencias. En el postoperatorio inmediato la paciente refirió la desaparición del dolor irradiado. Se inició tratamiento rehabilitador, presentando una rápida mejoría del déficit motor, persistiendo hipoestesia en la región perineal, y requiriendo tratamiento por el servicio de urología para reeducación vesical.

Figura 1.
(0,17MB).

Resonancia magnética potenciada en T2 sagital (a) y axial (b), que muestra la presencia de una hernia discal extruida y migrada hacia caudal en L5-S1.

La quiropraxia es una práctica desarrollada inicialmente por David D. Palmer en 1895, que se basa en el concepto de la «subluxación quiropráctica». Según dicho concepto, pequeños desajustes o subluxaciones en la alineación normal de las vértebras darían lugar a una alteración global del sistema nervioso. El tratamiento quiropráctico se basa fundamentalmente en la manipulación espinal, que consiste en la aplicación de una fuerza súbita que supera la resistencia del paciente para la realineación o recolocación vertebral. La movilización, por contra, se trata de un movimiento pasivo que puede ser resistido o detenido por el propio paciente. Los riesgos asociados a la manipulación vertebral han sido descritos habitualmente como casos aislados, en pequeñas series o como revisiones bibliográficas2–5.

En la revisión realizada por Patjin en 19915 se describe una incidencia de complicaciones de 1/518.886 procedimientos. Las complicaciones descritas con mayor frecuencia fueron lesiones de la arteria vertebral (65,1%), seguidas de lesiones a nivel del disco intervertebral (22,5%). La revisión realizada por Ernst en 20073 sobre complicaciones del tratamiento quiropráctico describe, igualmente, como lesión más frecuente la disección de la arteria vertebral, seguido de desgarros durales, edema medular, lesión del disco intervertebral y fracturas vertebrales.

En 2005, Oppenheim et al.4 presentan una serie de 18 pacientes con lesiones no vasculares, asociadas al tratamiento quiropráctico, tal como ocurre en nuestro caso. En ninguno de los pacientes descritos se realizó un estudio radiológico previo o se alcanzó algún tipo de diagnóstico médico. En esta serie, las lesiones más frecuentes fueron a nivel de la columna lumbar (44% de los pacientes), seguida de la cervical (33%) y la torácica (22%). Los síntomas incluyeron mielopatía, radiculopatía y síndrome de cauda equina, como sucedió en nuestra paciente.

Se han descrito numerosas contraindicaciones relativas y absolutas para la manipulación vertebral. Dichas contraindicaciones incluyen la presencia de una fractura o luxación vertebral, lesión ligamentosa, inestabilidad vertebral, presencia de lesión neoplásica, cirugía reciente, espondilitis anquilopoyética, artritis reumatoide y tratamiento anticoagulante o alteración de la coagulación. En opinión de los autores, y tal como ha sido descrito previamente, la presencia de una hernia discal lumbar extruida debe ser incluida en este listado4.

En opinión de los autores es necesaria una valoración por el especialista en cirugía de columna, y realizar un estudio radiológico mediante resonancia magnética y/o tomografía, que descarte la presencia de lesiones de manera previa al que inició del tratamiento mediante manipulación espinal. De la misma forma, se debería considerar la firma de un consentimiento informado que especifique la posibilidad de la aparición de las distintas complicaciones descritas2.

Financiación

No se contó con fuentes de financiación para el actual trabajo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
M. Bydon,J.A. Lin,R. de la Garza-Ramos,M. Macki,T. Kosztowski,D. Sciubba
Time to surgery and outcomes in cauda equina syndrome: An analysis of 45 cases
World Neurosurg, (2015),
[2]
C. Stevinson,E. Ernst
Risks associated with spinal manipulation
Am J Med, 112 (2002), pp. 566-571
[3]
E. Ernst
Adverse effects of spinal manipulation: A systematic review
J R Soc Med, 100 (2007), pp. 330-338 http://dx.doi.org/10.1258/jrsm.100.7.330
[4]
J.S. Oppenheim,D.E. Spitzer,D.H. Segal
Nonvascular complications following spinal manipulation
[5]
J. Patjin
Complications in manual medicine: A review of the literature
Man Med, 6 (1991), pp. 4
Copyright © 2016. Sociedad Española de Neurocirugía
Neurocirugía

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.