Compartir
Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 27. Núm. 6.Noviembre - Diciembre 2016Páginas 263-316
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
62
Vol. 27. Núm. 6.Noviembre - Diciembre 2016Páginas 263-316
Investigación clínica
DOI: 10.1016/j.neucir.2016.05.002
Estereoelectroencefalografía mediante el uso de O-Arm® y brazo articulado pasivo Vertek®: nota técnica y experiencia de un centro de referencia de epilepsia
Stereoelectroencephalography by using O-Arm® and Vertek® passive articulated arm: Technical note and experience of an epilepsy referral centre
Visitas
62
Yislenz Narváez-Martíneza,
Autor para correspondencia
alejanm@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Sergio Garcíab, Pedro Roldánb, Jorge Toralesb, Jordi Rumiàb
a Servicio de Neurocirugía, Hospital Universitari de Girona Dr Josep Trueta, Girona, España
b Servicio de Neurocirugía, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España
Visitas
62
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (1)
Tabla 1. Características demográficas de los pacientes en esta serie
Resumen
Objetivo

Presentar una técnica novedosa, precisa y segura para la implantación de electrodos profundos destinados al registro de la actividad eléctrica cerebral o SEEG, sin marco estereotáctico, mediante la asistencia de neuronavegación, TC intraoperatorio O-Arm®, y el uso del brazo articulado pasivo Vertek®.

Material y métodos

Todos los pacientes a los que se les implantaron electrodos profundos para SEEG mediante está técnica en el Hospital Clínic de Barcelona fueron incluidos. De forma prospectiva evaluamos la precisión de la técnica, las complicaciones posquirúrgicas, el tiempo quirúrgico, la estancia media y los resultados a corto plazo.

Resultados

Un total de 10 pacientes fueron intervenidos mediante está técnica. La media de edad fue de 38 años, 60% de los casos fueron mujeres. La media de electrodos por paciente fue de 6,9 (3-10), con un total de 69 electrodos implantados. El tiempo medio quirúrgico fue de 34,7 min por electrodo. La distancia media entre la diana planificada y la definitiva fue de 1,39mm (0,95-1,7). No se presentaron complicaciones posquirúrgicas. Se detectó foco epileptógeno en 6 casos (60%). Se realizó cirugía resectiva en 5 casos (50%), en 3 casos (30%) se realizó termocoagulación y en 2 casos (20%) no se realizó ningún tratamiento. A los 6 meses de seguimiento, de los 8 casos tratados, 37,5% presentan ELAI I, 12,5% ELAI III, 25% ELAI IV y 25% ELAI V.

Conclusiones

La colocación de electrodos profundos para SEEG realizada mediante la utilización de brazo articulado pasivo Vertek® y TC intraoperatorio O-Arm® es una técnica segura, efectiva y con una adecuada precisión.

Palabras clave:
Epilepsia
Neuronavegación
Ausencia de marco estereotáctico
Estereoelectroencefalografía
Electrodos profundos
TC O-Arm intraoperatorio
Abstract
Objective

To report a novel, accurate, and safe technique for deep brain electrode implantation to register brain electrical activity or SEEG, using frameless stereotaxy, neuronavigation assisted, and intraoperative CT-guided O-Arm® and the Vertek® articulated passive arm.

Material and methods

All patients implanted by this technique in Barcelona Hospital Clinic were included. A prospective evaluation was made of the accuracy of the technique, as well as complications, surgical time, length of stay, and short-term outcomes.

Results

The study included 10 patients that underwent this procedure. The mean age was 38 years, and 60% were women. A mean of 6.9 (3-10) electrodes/patient, with a total of 69 electrodes, were implanted. The mean time for implantation was 34.7minutes per electrode. The mean distance between the planned target and the final target was 1.39 millimetres (0.95-1.7). There were no surgically derived complications. The epileptogenic zone was determined in 6 cases (60%). Surgical resection was performed in 5 cases (50%), with thermocoagulation in 3 (30%) cases, and in 2 cases (20%) there was no treatment. At a six-month follow-up of the 8 treated cases, 37.5% were ELAI I, 12.5% ELAI III, 25% ELAI IV, and 25% ELAI V.

Conclusions

The implantation of deep brain electrodes for SEEG by using intraoperative CT O-Arm® and the Vertek® articulated passive arm is a safe and effective technique with adequate accuracy.

Keywords:
Epilepsy
Neuronavigation
Frameless stereotaxy
Stereoelectroencephalography
Deep electrodes
Intraoperative CT O-Arm
Texto Completo
Introducción

La epilepsia es una enfermedad crónica que se estima afecta a unos 50 millones de personas en el mundo1 (1% de la población)2 y que altera en gran medida la calidad de vida de los pacientes, sus familias y cuidadores. A pesar de los recientes avances, el control farmacológico de las crisis no es satisfactorio en el 30-40% de los pacientes, existiendo un 20% de estos que podrían beneficiarse en mayor o menor grado del tratamiento quirúrgico2–5. En España, esta cifra ronda las 20.000 - 40.000 personas5,6.

La estereoelectroencefalografía (SEEG) es un método preciso de registro de la actividad cerebral a través de electrodos cortico-subcorticales, que permiten monitorizar múltiples lóbulos, incluso bilateralmente, sin necesidad de realizar extensas craneotomías7–11. En la descripción inicial propuesta por la escuela francesa de Bancaud, Talairach et al.12–16, el estudio SEEG consiste en un complejo método compuesto por múltiples pasos. El marco estereotáctico de Talairach y el sistema de doble cuadrícula son empleados junto con la angiografía cerebral, permitiendo el emplazamiento de múltiples electrodos de registro en profundidad con precisión y seguridad. La complejidad del procedimiento y sus potenciales complicaciones han podido restringir su generalización, a pesar de ser un método antiguo y de eficacia demostrada. Sin embargo, la reciente inclusión de la neuronavegación intraoperatoria en los quirófanos, puede simplificar este proceso y extender su uso.

Desde sus inicios, la técnica quirúrgica ha evolucionado. Sobre todo desde la incorporación de sistemas de computación, hasta la más reciente aplicación de sistemas robóticos. La tasa de complicaciones, como las hemorragias cerebrales fundamentalmente, han mejorado progresivamente. La simplificación del procedimiento ha permitido reducir los tiempos quirúrgicos, antaño muy significativos, al obviar cálculos y reposicionamiento de coordenadas, característicos del método tradicional con marco17–22.

En el presente artículo presentamos una técnica novedosa, precisa y segura para la implantación de electrodos profundos destinados al registro de la actividad eléctrica cerebral o SEEG, sin marco estereotáctico, mediante la asistencia de neuronavegación, TC intraoperatorio O-Arm® (Medtronic Minneapolis, Minnesota, EE. UU.), y el uso del brazo articulado pasivo, Vertek®. Describimos la técnica y presentamos la experiencia y resultados iniciales en los casos implantados en nuestro centro, referente nacional en el estudio y tratamiento de la epilepsia farmacorresistente.

Pacientes y métodos

El estudio preoperatorio se realiza durante un ingreso electivo en la unidad de epilepsia del Hospital Clínic de Barcelona, en la que se realiza videoelectroencefalograma, tomografía por emisión de positrones (PET Scan), tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT), valoración neuropsicológica y psiquiátrica. Así mismo, se realiza un estudio de resonancia magnética (RM) 3 Teslas en todos los casos, obteniéndose secuencias anatómicas volumétricas 3D con contraste para neuronavegación, y despistaje de lesiones subyacentes susceptibles de exéresis quirúrgica. El caso es presentado en el comité de epilepsia, integrado por epileptólogos, neurocirujanos, neurorradiólogos y neuropsicólogos. Se decide registro SEEG en aquellos casos con sospecha de foco epileptógeno con extensión cortico-subcortical y red de propagación potencialmente tributarios de resección quirúrgica. Se explica al paciente y se obtiene su consentimiento informado para el procedimiento.

La planificación de la colocación de electrodos profundos se realiza en la estación de trabajo Medtronic Planning Station S7® mediante el Software Sinergy Cranial® (versión 2.2.6). Realizamos una fusión de las secuencias Sagital T1-3D con contraste y sagital FLAIR 3D de la RM cerebral mediante la función StealthMerge™. La secuencia contrastada nos servirá para evitar aquellas trayectorias coincidentes con vasos sanguíneos, minimizando así los riesgos de una eventual hemorragia intracerebral. La secuencia FLAIR nos servirá para localizar la diana del electrodo de registro (fig. 1.A). Mediante la función de creación de objeto realizaremos una reconstrucción tridimensional de la superficie cerebral para facilitar la orientación espacial del equipo en el momento de diseñar las trayectorias (fig. 1.B). Para la creación de una trayectoria señalaremos la diana quirúrgica y el punto de entrada sobre la RM. El uso de la función sonda vista y trayectorias nos permitirá la simulación del recorrido del electrodo para evitar una trayectoria no deseada. La planificación de la colocación de electrodos se realiza por el equipo de neurocirugía funcional en conjunto con el equipo de neurólogos epileptólogos, para optimizar la información deseada minimizando los riesgos quirúrgicos. Una vez realizada, es transmitida al equipo de navegación de quirófano a través del sistema informático intrahospitalario (PACS).

Figura 1.
(0,09MB).

Se observa la planificación prequirúrgica de las trayectorias. A) Se observan cortes ortogonales en secuencia FLAIR para evitar estructuras no deseadas. B) Se observan los puntos de entrada de los electrodos a nivel de la superficie cerebral.

El procedimiento quirúrgico consiste en una cirugía bajo anestesia general convencional. La cabeza del paciente se fija al cabezal radiotransparente DOROS®. Se carga en la estación de navegación i7 (Medtronic®) la planificación quirúrgica y posteriormente se procede a la colocación del O-Arm® en posición de obtención de imágenes y lanzamiento de scanner intraoperatorio 3D (secuencia enhanced cranial) que servirá como registro automático para el sistema de navegación. En el software Sinergy Cranial® se procede a la fusión automática del examen RM que contiene la planificación y el examen TC intraoperatorio O-Arm® que incluye el registro y referencia automática de las imágenes (fig. 2). A continuación puede procederse a la navegación sin necesidad de realizar registro de superficie. Acto seguido, se procede al lavado del cuero cabelludo y entallado estéril. De forma estéril se realizará la fijación del brazo pasivo articulado Vertek® al cefalostato (fig. 3A). Mediante la sonda Vertek® y el brazo articulado se procederá a fijar la trayectoria de los distintos planes (nombrados de forma alfabética) y obtendremos una profundidad de colocación para cada electrodo (fig. 3B). Realizamos una punción en cuero cabelludo y minitrépano con drill motor colibrí (fig. 3C), coagulación dural y piaaracnoidea monopolar (fig. 3D). Posteriormente se procede a la colocación del tornillo de fijación (fig. 3E) según el grosor de la calota craneal. La inserción del electrodo definitivo se realizará según la profundidad obtenida mediante la perspectiva de orientación del software de navegación. Finalmente se realiza la fijación del electrodo. Se repite la maniobra para todas las trayectorias planificadas (fig. 3F). Una vez finalizada la colocación de electrodos, se procede a realizar un nuevo escáner intraoperatorio de control que se fusiona con la planificación. Así se comprueba la existencia de desviaciones significativas entre las trayectorias planificadas y las reales, y se descartan complicaciones hemorrágicas o pneumoencéfalo significativos. Una vez confirmada la ausencia de complicaciones y comprobada la correcta colocación de los electrodos, se da por concluida la cirugía y el paciente es despertado de la anestesia y remitido a la sala de reanimación posquirúrgica para vigilancia intensiva. Tras 6 h de vigilancia, el paciente es trasladado a la unidad de epilepsia donde se da inicio a la monitorización SEEG. Se utiliza cobertura antibiótica profiláctica con ceftriaxona 1g, una dosis preoperatoria y otra dosis postoperatoria.

Figura 2.
(0,19MB).

Sistema de fijación intraoperatoria y fusión de imágenes prequirúrgicas. A) Se observa la colocación intraoperatoria del paciente, mediante fijación de la cabeza con un cabezal radiotransparente DOROS®. B) Posicionamiento del O-Arm. C) Realización del TC intraoperatorio. D) Fusión de la imagen de TC intraoperatorio y de la RM cerebral de la planificación prequirúrgica.

Figura 3.
(0,32MB).

Pasos secuenciales para la introducción de los electrodos. A) Imagen que muestra el brazo pasivo Vertek®. B) Colocación de la sonda de neuronavegación sobre el brazo pasivo Vertek®. C) Realización de minitrépano con drill motor Colibrí. D) Se observa la coagulación dural, aracnoidea y de la piamadre mediante monopolar a través del brazo pasivo Vertek®. E) Colocación del tornillo de fijación. F) Electrodo introducido y selección de una nueva diana.

Se realizó un análisis retrospectivo de los datos de los pacientes con EP implantados en el Hospital Clínic de Barcelona desde febrero de 2014 a mayo de 2015. Para evaluar la precisión en la colocación del electrodo se midieron las diferencias existentes en la localización del extremo distal del mismo en la TC O-Arm® intraoperatoria y la diana planificada en la RM 3D de alto campo preoperatoria tras la fusión en la estación de trabajo PlanningStation® S7. La desviación fue definida como el promedio de la distancia en cada plano ortogonal entre la situación real y virtual de cada electrodo. La medición fue llevada a cabo de forma independiente por al menos dos neurocirujanos para cada planificación, participando todos los firmantes. Las discrepancias fueron resueltas mediante revisión consensuada del procedimiento. Así mismo, registramos el tiempo de colocación, las complicaciones derivadas del procedimiento, la tolerancia al registro con EP, el tratamiento quirúrgico realizado tras el procesamiento de la información del registro, y el resultado a los 6 meses del tratamiento mediante la escala de la Comisión de Neurocirugía de la Liga Internacional Contra la Epilepsia (ILAE)23. La tolerancia a los EP se midió mediante una escala progresiva en base 10, donde 0 implicaba una tolerancia nula y retirada de los EP y 10 significaba una tolerancia plena libre de molestias.

Para el análisis estadístico, las variables categóricas se describieron con porcentajes y las continuas con medias y rangos. El análisis se realizó con el paquete estadístico SPSS® versión 20.0 (SPSS®, Inc., Chicago IL).

El protocolo de implementación de está técnica quirúrgica ha sido aprobado por el comité de ética del Hospital Clínic de Barcelona.

Resultados

Desde la implantación de la técnica en febrero de 2014 hasta mayo de 2015, se procedió al registro SEEG en 10 pacientes. Las características de los pacientes se describen en la tabla 1. En total se colocaron 69 electrodos. La media de electrodos profundos fue de 6,9 electrodos (rango 3-10 electrodos) por paciente. El tiempo quirúrgico medio por intervención fue de 237 min (rango 135-385 min). Calculándose una media de 34,7 min por electrodo. Durante el procedimiento no se apreciaron complicaciones intraoperatorias en ninguno de los casos.

Tabla 1.

Características demográficas de los pacientes en esta serie

Paciente  Género  Edad  Zona epileptógena  Tratamiento  ELAI* 
Hombre  30 años  Temporal  Resección  IV 
Hombre  32 años  Temporal  Resección  I 
Mujer  31 años  Extratemporal  Termocoagulación  V 
Mujer  39 años  Temporal  Resección  III 
Hombre  24 años  Extratemporal  Resección  I 
Mujer  71 años  Extratemporal  Termocoagulación  V 
Hombre  36 años  Extratemporal  Resección  I 
Mujer  53 años  Extratemporal  Rechazó intervención   
Mujer  47 años  Extratemporal multifocal bilateral     
10  Mujer  20 años  Extratemporal  Termocoagulación  IV 
*

Clasificación de ELAI.

En el postoperatorio inmediato se realizó una TC craneal en todos los casos, que permitió descartar complicaciones hemorrágicas agudas posquirúrgicas. En todos los casos se realizó una fusión TC O-Arm® postoperatoria con la RM preoperatoria para confirmar la correcta localización de los electrodos y medir la precisión de colocación. La distancia media o error obtenido fue de 1,39mm (rango 0,95-1,7mm). El tiempo medio de registro de los electrodos fue de 15,5 días (rango 8-21 días).

La SEEG permitió reconocer el foco epileptógeno en 6 casos (60%). Se realizó cirugía resectiva en el mismo acto quirúrgico de la retirada de electrodos profundos en 4 casos (40%), y en un caso (10%) la resección se realizó de forma diferida en una intervención posterior. En un caso (10%) la paciente rechazó la cirugía resectiva propuesta. En un caso (10%), la paciente presentaba una epilepsia multifocal bilateral, descartándose la cirugía y la termocoagulación.

En 3 casos (30%) se realizó termocoagulación por radiofrecuencia (Stockert Neuro N50®, Inomed, Emendingen, Alemania) de los nodos eléctricamente más activos tras descartar elocuencia mediante estimulación directa.

En ningún caso fue necesaria la recolocación de los electrodos por falta de precisión tras la comprobación intraoperatoria. No se registraron complicaciones derivadas del propio acto quirúrgico. En cuanto a la morbilidad, durante el registro SEEG se produjo un caso de trombosis venosa profunda que se complicó con un tromboembolismo pulmonar, el cual se trató con un filtro de vena cava y anticoagulación oral resolviéndose sin secuelas. En este caso se descartó la cirugía resectiva y se optó por la termocoagulación de la red epileptógena. La tolerancia subjetiva a los EP fue muy buena en 9 casos (90%). Un caso (10%) presentó cefalea que fue controlada con analgesia convencional. En ningún caso se requirió la retirada anticipada de los electrodos. No existen complicaciones registradas ni mortalidad a los 6 meses de seguimiento.

En los 5 casos en los que se realizó cirugía resectiva, 3 casos (60%) tienen un ELAI de I, 1 (20%) caso tiene un ELAI de III y 1 (20%) caso tiene un ELAI IV. En los 3 casos en que se realizó termocoagulación, 2 casos tienen un ELAI de V y un caso tiene un ELAI de IV.

Discusión

En el estudio de la epilepsia focal refractaria, son muchas las pruebas necesarias para su correcto diagnóstico. Muchas de estas pruebas son no invasivas y han alcanzado un gran desarrollo en los últimos años, pero continúan siendo insuficientes en la determinación de la zona epileptógena en algunos casos, siendo necesaria la realización de registros EEG invasivos, como los electrodos subdurales (ES) y los electrodos profundos5,24.

Los electrodos subdurales son un tipo de registro EEG invasivo que permite la valoración de una extensa área cortical, pero con limitada información de estructuras profundas como el hipocampo24. Las ventajas que ofrece la SEEG frente a los ES son la oportunidad de medir la actividad eléctrica epileptógena en 3 dimensiones, registrar ambos hemisferios simultáneamente y evitar la necesidad de realizar una craneotomía y sus posibles complicaciones. La desventaja que adolece es una menor resolución espacial para el mapeo de áreas elocuentes corticales, además, requiere de una oportuna planificación basada en la información obtenida de las pruebas no invasivas24–26.

En el presente artículo, presentamos una serie de 10 casos en los que se ha implantado un total de 69 electrodos mediante el novedoso sistema de brazo articulado pasivo Vertek® y el sistema de TC intraoperatorio O-Arm®. Las diferentes técnicas para la realización de la SEEG que existen actualmente son variantes de la técnica clásica descrita por Talairach y Bancaud a finales de la década de los 50 en París, Francia16, a las más modernas guiadas por neuronavegación y robótica, fundamentadas en la RM cerebral con contraste18,24,25,27–31. En términos generales, la SEEG es bien tolerada e incluso mejor tolerada que los ES. La tasa de complicación (hemorragia, focalidad neurológica transitoria, infección, rotura del electrodo y recolocación de electrodos) por electrodo puede variar del 0,08% al 4,4% según la serie26,28,32,33. En la presente serie no se registraron complicaciones derivadas del acto quirúrgico. La morbilidad general de esta técnica varía desde un 5,6% a menos de un 1%, siendo más frecuentes las hemorragias intracraneales y las infecciones24–26,28–30,32,33. En la presente serie, un paciente sufrió una trombosis venosa profunda que condujo a tromboembolismo pulmonar sin secuelas permanentes. Una posible causa de la ausencia de infecciones podría estar relacionada con la antibioterapia profiláctica implementada en todos los casos. La mortalidad reportada en la literatura se puede estimar en menos de un 1%26,34.

Existen múltiples factores que influyen en el tiempo quirúrgico del procedimiento. Desde la metodología empleada, el número y posición de los electrodos, hasta, en caso de usarse, las pruebas de neuroimagen intraoperatoria. En la serie presentada, tuvimos una media de tiempo quirúrgico por electrodo de 34,7 min con un tiempo quirúrgico medio de 237 min (rango 135-385 min) por cirugía. Otros estudios reportan una media de 137 min (rango 80-167 min) por paciente25, mientras que Abhinav et al.27, estiman un tiempo quirúrgico medio de 336 min incluyendo el tiempo de trasferencia del paciente a la sala de TC craneal, para el control postoperatorio. En la presente serie, realizamos una TC craneal de control intraoperatoria cuyas principales ventajas son la verificación intraoperatoria de la correcta colocación de los electrodos y descartar complicaciones posquirúrgicas inmediatas.

Las diferentes técnicas de colocación de EP proporcionan una precisión variable que produce diferencias más o menos discretas en la precisión de colocación de los electrodos. En la presente serie, la precisión de colocación de los electrodos fue, en promedio, de 1,39mm (rango 0,95-1,7mm), sin necesidad de recolocar ningún electrodo. González-Martínez et al.28, presentaron una precisión de 1,7mm (rango 1,20-2,30mm), mientras que Nowell et al.25 reportaron una precisión de 3,66mm (rango 0,9-6,8mm); en esa serie fue necesario recolocar 3 de los electrodos implantados y se reconocía la falta de seguridad en aquellas trayectorias denominadas de alto riesgo.

La colocación de EP permite además, tratar los focos o red epileptógena. Los electrodos de SEEG permiten realizar lesión mediante termocoagulación por radiofrecuencia a través de sus contactos. En 3 casos de nuestra serie se realizó termocoagulación antes de la retirada de los electrodos. Entre las ventajas de los electrodos profundos se encuentran la mayor zona de contacto con el área epileptógena que ofrecen, la monitorización en tiempo real de cualquier complicación durante el procedimiento y la posibilidad de evitar el procedimiento anestésico29,35.

En pacientes con epilepsia focal refractaria, se indica la cirugía solo en aquellos cuya zona epileptógena es única y estable24. En nuestra serie, en un 60% de los casos se indicó cirugía resectiva, siendo la eficacia de la técnica ligeramente menor a la reportada en la literatura24–26,28,30. Un 60% de los pacientes en los que se realizó cirugía resectiva tienen un ELAI de I y en el 40% restante las crisis han disminuido en frecuencia.

Existen otras características de la implantación de los electrodos de SEEG que deben ser consideradas y que se relacionan con la necesidad de equipos de elevada sofisticación, como el marco de estereotaxia (o sistemas robotizados); la disponibilidad de electrodos de elevado coste económico; un equipo profesional multidisciplinar con experiencia y, finalmente, la curva de aprendizaje de la técnica propia de las nuevas técnicas implementadas26. Este proceso de aprendizaje puede paliarse y optimizarse relegando estas técnicas a los centros con mayores posibilidades económicas y habituados al uso de estas tecnologías. Consideramos que se deben de establecer centros de terciarismo dotados con los equipos más vanguardistas, con mayores recursos económicos y un personal debidamente cualificado para el manejo de esta patología tan compleja y técnicamente exigente.

Conclusiones

La colocación de EP para SEEG realizada mediante la utilización de brazo pasivo Vertek® y TC intraoperatorio O-Arm® es una técnica segura, efectiva y con una adecuada precisión.

El uso del O-Arm® y navegación permite mejorar la efectividad del procedimiento optimizando las trayectorias de implantación, minimizando las potenciales complicaciones; realizar la comprobación intraoperatoria de la correcta colocación de los electrodos y descartar complicaciones inmediatas.

Nuestros futuros esfuerzos estarán dirigidos a mejorar la implementación de la técnica quirúrgica, disminuyendo los tiempos quirúrgicos, minimizando las complicaciones posquirúrgicas y abaratando los costes directos e indirectos, contribuyendo de forma global a mejorar la eficiencia y efectividad del procedimiento.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
P. Kwan,M.J. Brodie
Early identification of refractory epilepsy
N Engl J Med., 342 (2000), pp. 314-319 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM200002033420503
[2]
R. Porter
Prevalence, classification, diagnosis, and prognosis
Neurosurgical aspects of epilepsy., pp. 17-26
[3]
National Institutes of Health Consensus Conference. Surgery for epilepsy, 264 (1990), pp. 729-733
[4]
B. Wilder
Summary and conclusions
Epilepsia, 31 (1990), pp. 60S
[5]
Grupo de Cirugía Funcional de la Sociedad Española de Neurocirugía
Guías clínicas para la cirugía de la epilepsia y de los trastornos del movimiento
Neurocirugía, 20 (2009), pp. 329-334
[6]
J. Iriarte,E. Urrestarazu,D. L zaro,E. Schlumberger
Vagal stimulation in the treatment of epilepsy
Rev Neurol., 34 (2002), pp. 511-518
[7]
F. Cardinale,M. Cossu,L. Castana,G. Casaceli,M.P. Schiariti,A. Miserocchi
Stereoelectroencephalography
Neurosurgery., 72 (2013), pp. 353-366 http://dx.doi.org/10.1227/NEU.0b013e31827d1161
[8]
M. Cossu,F. Cardinale,N. Colombo,R. Mai,L. Nobili,I. Sartori
Stereoelectroencephalography in the presurgical evaluation of children with drug-resistant focal epilepsy
J Neurosurg., 103 (2005), pp. 333-343 http://dx.doi.org/10.3171/ped.2005.103.4.0333
[9]
M. Cossu,G. Lo Russo,S. Francione,R. Mai,L. Nobili,I. Sartori
Epilepsy surgery in children: results and predictors of outcome on seizures
[10]
J. Gonzalez-Martinez,J. Bulacio,A. Alexopoulos,L. Jehi,W. Bingaman,I. Najm
Stereoelectroencephalography in the difficult to localize refractory focal epilepsy: early experience from a North American epilepsy center
[11]
S. Vadera,J. Mullin,J. Bulacio,I. Najm,W. Bingaman,J. Gonzalez-Martinez
Stereoelectroencephalography following subdural grid placement for difficult to localize epilepsy
Neurosurgery., 72 (2013), pp. 723-729 http://dx.doi.org/10.1227/NEU.0b013e318285b4ae
discussion 729
[12]
J. Talairach,J. De Aljuriaguerra,M. David
A stereotaxic study of the deep encephalic structures in man; technic; physiopathologic and therapeutic significance
Presse Med., 60 (1952), pp. 605-609
[13]
J. Talairach,J. Bancaud,A. Bonis,P. Tournoux,G. Szikla,P. Morel
Functional stereotaxic investigations in epilepsy. Methodological remarks concerning a case
Rev Neurol (Paris)., 105 (1961), pp. 119-130
[14]
J. Talairach,J. Bancaud,A. Bonix,G. Szikla,P. Tournoux
Functional stereotaxic exploration of epilepsy
Confin Neurol., 22 (1962), pp. 328-331
[15]
G. Szikla,J. Talairach
Coordinates of the rolandic sulcus and topography of cortical and subcortical motor responses to low frequency stimulation in a proportional stereotaxic system
Confin Neurol., 26 (1965), pp. 471-475
[16]
J. Talairach,J. Bancaud,G. Szikla,A. Bonis,S. Geier,C. Vedrenne
New approach to the neurosurgery of epilepsy. Stereotaxic methodology and therapeutic results. 1. Introduction and history
Neurochirurgie., 20 (1974), pp. 1-240
[17]
A.L. Benabid,P. Cinquin,S. Lavalle,J.F. Le Bas,J. Demongeot,J. de Rougemont
Computer-driven robot for stereotactic surgery connected to CT scan and magnetic resonance imaging. Technological design and preliminary results
Appl Neurophysiol., 50 (1987), pp. 153-154
[18]
Y.S. Kwoh,J. Hou,E.A. Jonckheere,S. Hayati
A robot with improved absolute positioning accuracy for CT guided stereotactic brain surgery
IEEE Trans Biomed Eng., 35 (1988), pp. 153-160 http://dx.doi.org/10.1109/10.1354
[19]
J.M. Drake,M. Joy,A. Goldenberg,D. Kreindler
Computer- and robot-assisted resection of thalamic astrocytomas in children
Neurosurgery., 29 (1991), pp. 27-33
[20]
N. Nathoo,M.C. Cavuşoğlu,M.A. Vogelbaum,G.H. Barnett
In touch with robotics: neurosurgery for the future
Neurosurgery., 56 (2005), pp. 421-433
discussion 421-33
[21]
M.S. Eljamel
Robotic application in epilepsy surgery
Int J Med Robot., 2 (2006), pp. 233-237 http://dx.doi.org/10.1002/rcs.97
[22]
W.J. Spire,B.C. Jobst,V.M. Thadani,P.D. Williamson,T.M. Darcey,D.W. Roberts
Robotic image-guided depth electrode implantation in the evaluation of medically intractable epilepsy
Neurosurg Focus., 25 (2008), pp. E19 http://dx.doi.org/10.3171/FOC/2008/25/9/E19
[23]
H.G. Weiser,W.T. Blume,D. Fish,E. Goldensohn,A. Hufnagel,D. King
Commission on Neurosurgery of the international League Against Epilepsy (ILAE). ILAE Commission Report. Proposal for a new classification on outcome with respect to epileptic seizures following epilepsy surgery
Epilepsia., 42 (2001), pp. 282-286
[24]
M. Cossu,F. Cardinale,L. Castana,A. Citterio,S. Francione,L. Tassi
Stereoelectroencephalography in the presurgical evaluation of focal epilepsy: a retrospective analysis of 215 procedures
Neurosurgery., 57 (2005), pp. 706-718
[25]
M. Nowell,R. Rodionov,B. Diehl,T. Wehner,G. Zombori,J. Kinghorn
A novel method for implementation of frameless StereoEEG in epilepsy surgery
Neurosurgery., 10 (2014), pp. 524-525
4
[26]
D. Serletis,J. Bulacio,W. Bingaman,I. Najm,J. González-Martínez
The stereotactic approach for mapping epileptic networks: a prospective study of 200 patients
J Neurosurg., 121 (2014), pp. 1239-1246 http://dx.doi.org/10.3171/2014.7.JNS132306
[27]
K. Abhinav,S. Prakash,D.R. Sandeman
Use of robot-guided stereotactic placement of intracerebral electrodes for investigation of focal epilepsy: initial experience in the UK
Br J Neurosurg., 27 (2013), pp. 704-705 http://dx.doi.org/10.3109/02688697.2013.798859
[28]
J. González-Martínez,J. Bulacio,S. Thompson,J. Gale,S. Smithason,I. Najm
Technique, results, and complications related to robot-assisted stereoelectroencephalography
Neurosurgery., 78 (2016), pp. 169-180 http://dx.doi.org/10.1227/NEU.0000000000001034
[29]
D. Taussig,A. Montavont,J. Isnard
Invasive EEG. explorations
Neurophysiol Clin., 45 (2015), pp. 113-119 http://dx.doi.org/10.1016/j.neucli.2014.11.006
[30]
N.M. Barbaro
Stereoelectroencephalography using computerized tomography- Or magnetic resonance imaging-guided electrode implantation
J Neurosurg., 104 (2006), pp. 480-482 http://dx.doi.org/10.3171/jns.2006.104.4.480
[31]
F. Meng,H. Ding,G. Wang
A stereotaxic image - guided surgical robotic system for depth electrode insertion
Conf Proc IEEE Eng Med Biol Soc., 616 (2014), pp. 7-70
[32]
J. Gonzalez-Martinez,J. Mullin,S. Vadera,J. Bulacio,G. Hughes,S. Jones
Stereotactic placement of depth electrodes in medically intractable epilepsy
J Neurosurg., 120 (2014), pp. 639-644 http://dx.doi.org/10.3171/2013.11.JNS13635
[33]
B. Mathon,S. Clemenceau,D. Hasboun,M-O. Habert,H. Belaid,V-H. Nguyen-Michel
Safety profile of intracranial electrode implantation for video-EEG recordings in drug-resistant focal epilepsy
J Neurol., 262 (2015), pp. 2699-2712 http://dx.doi.org/10.1007/s00415-015-7901-6
[34]
M. Guenot,J. Isnard,P. Ryvlin,C. Fischer,K. Ostrowsky,F. Mauguiere
Neurophysiological monitoring for epilepsy surgery: the Talairach SEEG method. StereoElectroEncephaloGraphy. Indications, results, complications and therapeutic applications in a series of 100 consecutive cases
Stereotact Funct Neurosurg., 77 (2001), pp. 29-32 http://dx.doi.org/64595
[35]
H. Catenoix,F. Mauguière,A. Montavont,P. Ryvlin,M. Guénot,J. Isnard
Seizures outcome after stereoelectroencephalography-guided thermocoagulations in malformations of cortical development poorly accessible to surgical resection
Copyright © 2016. Sociedad Española de Neurocirugía
Neurocirugía

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.