Compartir
Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 27. Núm. 2.Marzo - Abril 2016Páginas 51-102
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 27. Núm. 2.Marzo - Abril 2016Páginas 51-102
Comentario editorial
DOI: 10.1016/j.neucir.2015.06.002
Comentario al trabajo «Predictores de resangrado en pacientes con hemorragia subaracnoidea aneurismática y retardo del tratamiento neuroquirúrgico», de Rivero Rodríguez et al.
Comment on the study «Re-bleeding predictors in patients with aneurysmal subarachnoid haemorrhage and delayed neurosurgical treatment», by Rivero Rodríguez et al.
Visitas
336
Adolfo de la Lama-Zaragoza
Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Vigo, Pontevedra, España
Contenido relaccionado
Neurocirugia 2016;27:51-610.1016/j.neucir.2015.05.004
Dannys Rivero Rodríguez, Claudio Scherle Matamoros, Leda Fernández Cúe, José Luis Miranda Hernández, Yanelis Pernas Sánchez, Jesús Pérez Nellar
Visitas
336
Información del artículo
Texto Completo
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

Los autores presentan los resultados de una serie de 261 pacientes diagnosticados de HSA aneurismática, y remitidos a su centro durante los 8 años de duración del estudio, en los que estudian la incidencia de resangrado y las variables a las que se asocia la aparición de dicha complicación.

El hospital donde se realiza el estudio es un centro de referencia, al que los pacientes llegan derivados de forma más o menos diferida desde otros centros del país. Los pacientes ingresan en dicho hospital en torno a los 7 días de media desde el inicio de la sintomatología, y el tratamiento definitivo del aneurisma, ya sea por cirugía convencional o por medios endovasculares, se demora hasta el día 12 de evolución del sangrado de media. Se trata pues de una serie mixta (operados y embolizados) en los que el tratamiento definitivo del aneurisma se realiza de forma retardada debido a las características socio-sanitarias del país. Pero, también el ingreso del paciente en el centro de referencia se realiza, por distintas causas, de forma retardada (al séptimo día de evolución de media).

Este retardo en el tratamiento definitivo del aneurisma puede ser interesante a la hora de extraer conclusiones, ya que el riesgo de resangrado no desaparece, como en otras series, en las que se realiza tratamiento precoz del aneurisma, sino que los pacientes con HSA permanecen «en riesgo» durante más tiempo (12 días de media, hasta el tratamiento definitivo del aneurisma) para presentar esta complicación.

Los autores obtienen una incidencia de resangrado del 22,9%. Llama la atención que más de la cuarta parte de estos resangrados ocurren más allá del día 15 de evolución de la HSA. Este dato es interesante porque, por un lado, apoya el hecho de que el riesgo de resangrado se mantiene elevado hasta el tratamiento definitivo del aneurisma y, por otro, porque es un dato que no se suele observar en las series más recientes en que se tiende a un tratamiento mucho más precoz del aneurisma.

Además, estudian los factores asociados al resangrado, obteniendo significación estadística para los pacientes con historia previa de HTA, grados III y IV de la WFNS y de la escala de Fisher, aneurismas de comunicante anterior y de circulación posterior, todos ellos factores no modificables. No obtienen significación en cuanto al tamaño del aneurisma (mayor o menor de 7mm) ni a la PAS ni a la PAD durante el ingreso.

Sin embargo, el trabajo presenta un problema no bien definido por los autores, por el que puede subestimarse la incidencia real de resangrado. La serie incluye pacientes con resangrado ocurrido tanto en el propio hospital como en los de procedencia. Si el resangrado está bien documentado clínica y radiológicamente se contabiliza como tal y se incluye. Si el paciente que resangra antes de llegar al hospital de referencia fallece o pasa a un grado V, suponemos que no sería incluido en la serie al no cumplir los criterios de inclusión. Esto, unido a que el resangrado es una complicación que ocurre sobre todo en los primeros días de evolución de la HSA, hace que la incidencia real de resangrado pueda estar infraestimada en esta serie, sobre todo en los casos que fallecen o se deterioran gravemente antes de su llegada al centro de referencia.

Neurocirugía

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.