Compartir
Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 23. Núm. 5.Septiembre 2012Páginas 175-218
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 23. Núm. 5.Septiembre 2012Páginas 175-218
DOI: 10.1016/j.neucir.2011.09.001
Aeromonas y meningitis: una presentación infrecuente
Aeromonas and meningitis: An unusual presentation
Visitas
2102
Francisco Pampína,
Autor para correspondencia
franpampinhuerta@gmail.com

Autor para correspondencia. franpampinhuerta@gmail.com
, Germán Boub, Rita Galeirasa, David Freirea, María Teresa Bouzaa, María del Carmen Zúñigab
a Servicio de Medicina Intensiva, Complejo Hospitalario Universitario A Coruña, A Coruña, España
b Servicio de Microbiología, Complejo Hospitalario Universitario A Coruña A Coruña, España
Visitas
2102
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas

El hábitat natural del género Aeromonas es el medio acuático. Describimos el caso de un varón que sufre traumatismo craneoencefálico grave y presenta en su evolución meningitis por A. hydrophila.

Palabras clave:
Aeromonas
Meningitis
Traumatismo craneoencefálico

The natural habitat of the genus Aeromonas is an aquatic environment. We describe the case of a patient suffering severe traumatic brain injury and meningitis by A. hydrophyla.

Keywords:
Aeromonas
Meningitis
Traumatic brain injury
Texto Completo
Introducción

Los microorganismos del género Aeromonas se aislaron por primera vez hace más de 60 años. Su hábitat natural es el medio acuático y se distribuyen mundialmente. Se han aislado en agua dulce, agua potable e incluso agua salada, en el suelo y en algunos alimentos. Estudios filogenéticos recientes han desplazado al género Aeromonas de la familia Vibrionaceae a la familia Aeromonadaceae. En la actualidad solo 3 especies (A. hydrophila, A. caviae y A. veronii biovariedad sobria) tienen relevancia clínica1.

Caso clínico

Describimos el caso de un varón de 35 años encontrado en una charca tras sufrir una salida de la calzada con su motocicleta. Sin noticias de él desde la noche anterior es encontrado la mañana siguiente, desconociéndose el tiempo exacto de exposición. A su llegada los Servicios de Emergencias describen cianosis periférica, hipotermia, Glasgow Coma Scale: 7, movilización espontánea de los 4 miembros, herida inciso-contusa frontal y en el labio inferior. Inician sueroterapia caliente y proceden a intubación orotraqueal y ventilación mecánica. Presenta bradicardia extrema que evoluciona a asistolia, recuperando el ritmo sinusal tras 1mg de atropina y menos de un minuto de reanimación cardiopulmonar avanzada.

Se traslada al Servicio de Urgencias del hospital, a donde llega sedoanalgesiado con presión arterial: 160/100, temperatura de 27°C y un ritmo de escape ventricular a 40 lpm. Se realiza TC cerebral sin contraste que muestra hematoma subdural en la fosa posterior derecha con compromiso del cerebelo y el tronco; contusiones hemorrágicas en el lóbulo frontal y témporo-basal derechas; severo edema cerebral; fractura de la base del cráneo, fractura etmoidal y orbitaria bilateral, fractura frontal y neumoencéfalo, sin otras lesiones de órganos sólidos en el resto de pruebas de imagen. Valorado por el Servicio de Neurocirugía, se descarta inicialmente intervención quirúrgica.

Ingresa en la Unidad de Cuidados Intensivos y se procede a recalentamiento progresivo (0,2°C/hora) mediante catéter venoso femoral conectado a sistema Alsius®. La presión intracraneal inicial fue normal. Se pauta profilaxis anticomicial y antibioterapia con amoxicilina-clavulánico por lesiones faciales y en el cuero cabelludo.

El cuarto día de ingreso presenta temperatura de 38°C y se procede a la extracción de cultivos de sangre, orina, secreciones y líquido cefalorraquídeo (LCR). La bioquímica del LCR muestra 160 leucocitos (40% neutrófilos), 6.000 hematíes, 329 mg/dl de proteínas, 59 mg/dl de glucosa (116 mg/dl en sangre), siendo el aspecto xantocrómico, sin crecimiento de gérmenes posteriormente en ese líquido ni en el resto de cultivos extraídos.

El séptimo día de ingreso se evidencia supuración a través de las grapas de la herida frontal que obliga a retirar parte de las mismas, realizando lavados con suero salino y povidona yodada cada 12 horas. Tres días después presenta un nuevo pico febril, mostrando en esa ocasión la bioquímica del LCR una glucosa de 9 mg/dl (glucemia de 157 mg/dl), > 250 mg/dl de proteínas, no pudiendo realizar recuento celular en el líquido hemorrágico. Se modifica en ese momento la antibioterapia pautándose meropenem y linezolid. Presenta hipertensión intracraneal refractaria a la instauración progresiva de tratamiento médico con sedoanalgesia, relajación muscular, suero hipertónico, hiperventilación controlada con monitorización de la saturación del bulbo yugular y finalmente barbitúrico. Valorado nuevamente por Neurocirugía se descarta la realización de craniectomía descompresiva por mal pronóstico.

El paciente presenta muerte encefálica el decimoquinto día de ingreso, suspendiéndose las medidas de soporte y presentando parada cardiorrespiratoria en escasas horas.

Ese mismo día el Servicio de Microbiología informa del crecimiento de Aeromonas hydrophila en el LCR, con cultivos de sangre sin evidencia de gérmenes.

El microorganismo fue identificado mediante pruebas bioquímicas con una galería API 20 NE (Biomérieux) y mediante un panel Negativo Combo 36 (Siemens), obteniéndose en ambos casos un nivel excelente de identificación. La sensibilidad a antimicrobianos fue obtenida mediante el panel de microdilución (Siemens) siguiendo los criterios de interpretación del CLSI2. El aislado mostraba resistencia a las penicilinas, incluyendo la amoxicilina-clavulánico, cefalosporinas de primera generación, cefoxitina y ertapenem, mientras que el imipenem permanecía en el rango de intermedio. El resto de antimicrobianos mostraba una buena actividad. Este fenotipo podría ser compatible con la expresión de distintas β-lactamasas del tipo CepS, CphA o AmpS1, 3 que han sido descritas hasta la fecha en esta especie.

Discusión

La infección en humanos es generalmente digestiva, ocasionando cuadros de gastroenteritis, cuya presunta ruta de infección es la ingesta de alimentos o agua contaminada. Sigue en frecuencia la infección de tejidos blandos tras el contacto de zonas traumatizadas de la piel con agua contaminada o suelo1, 4.

La bacteriemia por Aeromonas es poco frecuente; en las series más amplias descritas representa menos de un 0,15%4. La mayor parte de las bacteriemias primarias se explican aparentemente por la traslocación de la bacteria desde el tracto gastrointestinal hacia el sistema circulatorio. En cuanto a los casos de bacteriemias secundarias, a menudo suceden por el paso de la bacteria al torrente sanguíneo desde tejidos blandos infectados, peritonitis o enfermedades de la vía biliar1.

La meningitis por Aeromonas es muy infrecuente, con solo 16 casos descritos en la literatura desde 19755, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12.

La primera revisión de casos fue realizada por Parras et al.5; de los 8 casos que registraron la mayor parte correspondían a pacientes neonatos o en edad pediátrica con algún tipo de enfermedad hematológica, o adultos con hepatopatía que habían presentado en su mayoría bacteriemia.

Posteriormente se han ido comunicando nuevos casos en los que el número de pacientes sin antecedentes de inmunosupresión, discrasia sanguínea, hepatopatía o bacteriemia ha cobrado peso. En un total de 5 pacientes inmunocompetentes la etiología de la meningitis fue atribuida a ligadura de hemorroides5, terapia con sanguijuelas para la reducción de edema en un colgajo de piel6, inhalación de compost con neumonía y bacteriemia secundaria7, craneotomía quirúrgica8 y fractura craneal traumática9.

Estos 2 últimos son los únicos casos descritos hasta la fecha de meningitis en pacientes cuya puerta de entrada del germen al sistema nervioso central (SNC) fue una solución de continuidad. El caso de Qadri et al.8 fue secundario a una craneotomía por un hematoma subdural traumático, atribuyéndose al acto quirúrgico y aislándose una Aeromonas hydrophila en el LCR con cultivos de sangre negativos. El caso reportado por Sarasqueta et al.9 corresponde a un paciente que presentó fractura craneal y cefalohematoma asociado, con aislamiento de Aeromonas sobria; en este no se extrajeron hemocultivos.

Nosotros describimos un caso de meningitis por Aeromonas hydrophila en el que con alta probabilidad el mecanismo patogénico fue una fístula de LCR secundaria a la fractura de huesos de la base del cráneo-etmoides con exposición directa al agua de una charca, demostrado por la ausencia de crecimiento del microorganismo en todos los cultivos salvo en el de LCR.

La meningitis por Aeromonas es una entidad infrecuente. La revisión de la literatura muestra diferentes mecanismos de acceso al SNC y un aumento progresivo del número de casos en individuos inmunocompetentes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Recibido 12 Enero 2011

Aceptado 28 Septiembre 2011

Autor para correspondencia. franpampinhuerta@gmail.com

Bibliograf??a
[1]
The Genus Aeromonas: Taxonomy. Pathogenicity, and infection. Clin Microbiol Rev. 2010; 23:35-73.
[2]
Jorgensen JH, Hindler J, Citron DM, editores. Aeromonas hydrophila complex and Plesiomonas shigelloides-Information and interpretive criteria for broth microdilution and disk diffusion susceptibility testing. En: Jorgensen JH, Hindler J, Citron DM, editores. Methods for antimicrobial dilution and disk susceptibility testing of infrequently isolated or fastidius bacteria; Approved guideline. Pensilvania: Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI); 2006. p. 12-4.
[3]
Distribution and expression of β-lactamase genes among Aeromonas spp. J Antimicrob Chemother. 1997; 40:171-8.
[4]
Bacteriemia por Aeromonas spp.: estudio de 12 episodios y revisión de la literatura. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2001; 19:161-4.
[5]
Meningitis due to Aeromonas species: case report and review. Clin Infect Dis. 1993; 17:1058-60.
[6]
Aeromonas meningitis complicating medicinal leech therapy. Clin Infect Dis. 2004; 38:36-7.
[7]
Community-acquired Aeromonas hydrophila meningitis. Emerg Med. 1993; 5:245-324.
[8]
Meningitis due to Aeromonas hydrophila. J Clin Microbiol. 1976; 3:102-4.
[9]
Meningitis by Aeromonas sobria following cranio-encephalic traumatism. Enferm Infecc Microbiol Clin. 1998; 16:491-2.
[10]
Pyogenic meningitis manifesting during therapy for Aeromonas hydrophila sepsis. Arch Intern Med. 1984; 144:2078-9.
[11]
An unusual case of pyogenic meningitis due to Aeromonas sobria. Br J Hosp Med. 1988; 39:449.
[12]
Meningitis due to Aeromonas hydrophila. Indian J Med Microbiol. 2004; 22:191-2.
Neurocirugía

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.